El amor aflora en lo cotidiano

El amor aflora en lo cotidiano
...en el instante que se vive

miércoles, 27 de abril de 2016

SOLTAR; NO TENER MIEDO A DEJAR IR

video





La vida está llena de pérdidas, de cosas que en algún momento hemos valorado pero que ya no están por cualquier motivo. Olvidamos que perdemos a través del abandono, de los cambios, de las renuncias. Algunos sueños se van para que lleguen otros, las ilusiones también cambian, la juventud se esfuma. Sabemos que esto es cierto y sin embargo, no lo aceptamos. Podemos decirlo de la boca hacia afuera, pero muy dentro de nosotros sentimos pena por lo que se ha ido y hasta por nosotros mismos. No lo asumimos como parte de nuestro crecimiento.

Nos cuesta renunciar, soltar, dejar ir, y muchas veces preferimos arrastrarnos con lo pasado a seguir el camino llevando menos carga.
Tendríamos que recordar que también somos lo que somos gracias a todo aquello que hemos perdido, gracias a lo que pasó por nuestras vidas. 

Una vez escuché que había un hombre que iba por el bosque siguiendo un camino, cuando de pronto se encontró de frente con un río caudaloso, profundo, revuelto. No vio botes, ni balsas, nada que pudiera utilizar para atravesarlo. Entonces se dedicó a construir un bote, tarea que le llevó muchos días. Cuando finalmente lo logró estaba feliz, celebraba el hecho de haber podido fabricarlo, pero inmediatamente pensó que más adelante podía encontrar otro río. Los pensamientos lo invadieron y resolvió que era mejor llevar el bote porque así no tendría que construir otro más adelante si había otro río. 

Era difícil avanzar por la selva con aquel bote, le pesaba, se tropezaba con las ramas, pero él persistía en llevar aquello que le había sido útil en un momento. Era más fácil llevar el peso de algo que seguramente ya no le servía, a lanzarse sin ello y tomar un riesgo. Se le olvidó creer en él, en las lecciones que entrega la vida. Seguramente si se encontraba con otro río, iba a construir el bote con más destreza, ya no le iba a tomar tanto tiempo, en cambio si insistía en llevar el bote a cuesta, su camino se tornaría más pesado.

¡Si pudiéramos tener en cuenta que las pérdidas son necesarias para nuestro camino! 

Soltar muchas veces nos lleva a quedarnos con nosotros mismos y esto puede ser la mejor experiencia.

No es fácil pensar que debemos asumir la muerte de un ser querido porque esta nos traerá crecimiento, y decir esto como si fuera un ejemplo sin importancia. Duele, claro que hay dolor en el  solo hecho de pensarlo y podríamos dejar por fuera este ejemplo  si así lo preferimos, pero si somos capaces de mirar este dolor que parte el alma, podemos entender que somos capaces de sobrellevar otros y entender que aquellas personas que ya lo han vivido hoy son más fuertes, hoy valoran más los momentos, hoy seguramente le dan valor a ciertas cosas que antes no tomaban en cuenta. Aunque no nos guste asumirlo, es una realidad de la vida que nos va gritando que debemos transitar por el dolor.

Vamos por ahí creyendo que el dolor siempre nos puede arrasar, evitando a toda costa sufrir, apegados a situaciones o a personas que le hemos entregado el poder de hacernos sentir seguros y olvidamos que la tristeza y el dolor también son lecciones. Muchas veces el dolor nos desacomoda para que seamos capaces de volvernos a construir.

No transformemos el dolor en sufrimiento, no hagamos del sufrimiento un lugar donde vivir.

Aprender a soltar es nuestra tarea. Podemos desear sin que el deseo nos domine y solo así podremos soltar cuando sea necesario.  Soltar situaciones que nos hagan daño, soltar personas que se han ido, soltar etapas, vínculos...SOLTAR  

¿A qué estás aferrado?, ¿Cuál es tu bote?

Te invito a hacer este ejercicio con honestidad. Recuerda que: 

"Nadie es más vulnerable a creerse algo que aquel que desea que la mentira sea cierta"

Feliz fin de semana.

Un abrazo de luz.

Susana Jiménez Palmera 


Nota: el video no se ve en los móviles.
  

Read More




domingo, 24 de abril de 2016

REGLAS BÁSICAS PARA APLICAR EN NUESTRAS VIDAS



Dalai Lama, líder espiritual y religioso, premio Nobel de la paz 1989, nos entrega algunas reglas para vivir mejor y en armonía.  

1. Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros requieren grandes riesgos.

2. Cuando pierdas, no pierdas la lección.

3. Sigue las tres R: Respeto a ti mismo, Respeto para los otros y Responsabilidad sobre todas tus acciones.

4. Recuerda que no conseguir lo que quieres, a veces significa un maravilloso golpe de suerte.

5. Aprende las reglas, así sabrás como romperlas apropiadamente.

6. Abre tus brazos al cambio, pero no te olvides de tus valores.

7. Recuerda que a veces el silencio es la mejor respuesta.

8. En discusiones con alguien querido ocúpate sólo de la situación actual, no saques a relucir el pasado.

9. Comparte tu conocimiento, es una manera de conseguir la inmortalidad. 

10. Se considerado con la Tierra.

11. Una vez al año ve a algún lugar en el que nunca hayas estado antes.

12. Recuerda que la mejor relación es aquella en la que el amor por cada uno excede la necesidad por el otro. 

13. Acércate al amor y a la cocina con osada entrega.


Alcanzar las metas siempre exige salir del área de confort, como lo dijo Einstein, no se puede buscar el éxito haciendo de la misma forma un proyecto que ya ha fracasado.
Persistir, innovar, pero manteniéndose firme en los valores y principios que no deben ser negociables. 

No olvides, el conocimiento y el amor están ahí, para ser compartidos.

Una feliz semana.
Susana Jiménez Palmera
Coaching personal, maestría en Reiki. 
Read More




domingo, 17 de abril de 2016

RECIPROCIDAD


             Desde el amor y la comunión. Reiki III Maestría 


"Tu tarea no es buscar el amor, sino simplemente encontrar todas esas barreras dentro de ti mismo que hayas construido en contra de él" Rumi.Maestría Reiki



Nos hemos pasado la vida escuchando que el amor es incondicional, pregonamos que debemos ser felices con el simple hecho de amar sin importar si el otro nos ama. Hablamos de un amor incondicional que se ve claramente en el amor de madre,  un amor universal. Pero tenemos los pies en la tierra y aquí es donde estamos, entonces tenemos que tener en cuenta que dentro de una relación saludable el dar y el recibir deben ser verbos y acciones que surjan de parte y parte para una reciprocidad nivelada.

Si sientes que das más de lo que recibes, si de ti casi siempre sale un esfuerzo para que los demás fluyan o las cosas se den, no te vas a sentir en armonía contigo mismo ni con los demás. En las culturas orientales y en religiones como el budismo de las que tanto aprendemos e imitamos hablan del Karma que no es otra cosa que la ley de causa y efecto, y ni hablar de las religiones que hemos tenido en occidente que también nos dan claros ejemplos pero que por otros motivos que no vienen al caso, cada día son más cuestionadas. 

Lo que hacemos se nos devolverá y eso lo podemos ver claramente observando la madre tierra. ¿Entonces por qué pretender que en una relación no importe lo que se dé? El amor es uno de los campos donde la reciprocidad tendría que darse. En las relaciones familiares, de amigos, de parejas, la correspondencia debe ser equilibrada. No debería existir la deuda o el déficit. El amor es sano cuando los dos hacen el mismo esfuerzo para que todo fluya, pero muchas veces se cae en lo utópico por aquello que nos han inculcado: somos felices amando aunque no seamos correspondidos.

Algunos o muchos podrían no estar de acuerdo con este planteamiento, pero si lo vieran como una ley de simple equilibrio tal vez puedan comenzar a verlo de una manera diferente. Le doy a quien me da, no puedo obligar a alguien que me dé si yo no le estoy dando, o algo que pocas veces nos planteamos: a veces abrumamos dando y ponemos al otro en una posición difícil porque no tiene con qué retribuirnos o no quiere. 

Hace poco en un taller escuché que un señor había dejado de ir a las sesiones de coaching personal, cuando la facilitadora lo llamó y le comentó que lo sentía evasivo, distante, y no respondía a sus llamadas, esta persona le dijo que no tenía el dinero para seguir pagando y él tenía claro que debía pagar por ese entrenamiento o ayuda que le daban. La coaching llegó a un acuerdo porque sentía que esta persona no debía interrumpir las sesiones ya que estaba avanzando muy bien en su proceso. Fue simbólico el "precio" que estipularon pero quedaba claro que debía haber una reciprocidad.

A veces esperamos un abrazo, una sonrisa, una palabra, pero ante una acción siempre se espera algo a cambio aunque no nos suene bien esto y elijamos sonar más idílicos. La reciprocidad es lo que estimula las relaciones. Cuando esto no se da casi siempre hay alguno que puede sentirse menos o salir perdiendo, en cambio cuando la reciprocidad está presente SIEMPRE hay ganancia.  

Tener presente la acción de DAR, la palabra RECIPROCIDAD, nos lleva a estar consientes y a vivir mejor y en armonía.

¿Cómo está tu reciprocidad en las distintas relaciones que mantienes?, ¿sientes que das a tus amigos lo que ellos te dan, o por el contrario te acostumbras a que te den más?, ¿y con tu pareja, tus hijos? 
Ahora una pregunta que nos hacemos poco pero como dije anteriormente también se da. ¿A quién estás entregando más de lo que estás recbiendo y podrías estar incomodando con lo que tú llamas "generosidad"?

Solo son puntos para reflexionar...

EL AMOR NO SE AGRADECE, SOLO SE DEVUELVE. Victor Sueiro.

SI DESEAS SER AMADO, AMA. Quevedo



Read More




jueves, 7 de abril de 2016

SHINPIDEN REIKI III




Después de un año, estoy lista para asistir el fin de semana a la Maestria de Reiki. Reiki Shinpiden no es solo para recibir enseñanzas, sino también para aprender a impartirlas y para compartir con otros. El tiempo ha sido mi aliado, me ha permitido vivir diversas situaciones que he podido manejar de una manera diferente a como lo había hecho antes de conocer el Reiki. Nunca tuve prisa por certificarme, hice los niveles anteriores en los momentos que la vida me los puso, sin afanes. Sabía que ir rápido en este proceso no indicaba el éxito. Debía observarme, observar mi entorno, aprender a escuchar mi voz interna, interpretar las situaciones que la vida me regalaba, y todo esto tiene un tiempo perfecto.

Ha sido un año de aprendizajes, de perdidas, de ganancias, de frustraciones y alegrías como debe ser cualquier tiempo para aquellos que viven la vida, no obstante tengo que reconocer que  cada una de estas experiencias ha sido asumida con una visión diferente, sin negar que los hábitos pasados algunas veces merodean. Pero Reiki me ha dado las herramientas necesarias  para retomar caminos y volver al compromiso que tengo conmigo misma y con los que me rodean.

Enseñar desde la propia experiencia nos hace más cercanos, podemos hablar de nuestras luchas pero también de nuestros logros y no de los logros de un maestro, aunque a  mí también el universo  me ha regalado un excelente maestro. Fahad Ullah Khan es un ser de luz que sabe llevar a sus alumnos con cuidado pero con fuerza, un ser que guía  en libertad y al que he sentido a mi lado todo este tiempo. Me desafió en cursos pasados  y se lo agradezco porque con su claridad me llevó a encontrar mis propios miedos para enfrentarlos.

Sé que será una gran experiencia aunque no desconozco que viviré momentos duros, los que me enseñarán a ir más allá de lo que simplemente vemos.

Por último les dejo un abrazo de luz y mi testimonio.


La voluntad crece y se hace férrea con la práctica de esta filosofía de vida, vivir en equilibrio es posible.
Read More




Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML